jueves, 10 de mayo de 2012

EL PLACER DEL MAL-HUMANISMO


UN SOLDADO DEL HUMANISMO

Comentario al libro EL PLACER DEL MAL de Gustavo Flores Quelopana

Por: Luis Enrique Alvizuri 


Como en toda notable obra filosófica, se nos plantea al leer El placer del mal una imperiosa necesidad de profundizar con detenimiento en las ideas allí vertidas, tarea que puede demandar varias conscientes relecturas. Pero al final el resultado es sumamente grato ya que su autor, el filósofo peruano Gustavo Flores Quelopana, nos lleva con vehemencia hacia puntos de vista que despejan dudas, encaminan confusiones y abren interrogantes.

Este escrito está conformado por varios ensayos que abordan distintos temas, todos vinculados por el eje conductor de denunciar los movimientos erráticos de una sociedad occidental que se halla desquiciada a causa de la desvirtuación de su estructura religiosa. Esto es lo que se deja entender a través de enunciados como: “La religión es el principal elemento determinante que actúa en la formación de la civilización” y “El cristianismo es el alma de la cultura occidental, y la crisis de ésta (civilización) es la profunda crisis del cristianismo mismo”. (Pórtico).

 No nos encontramos ante un hombre que piensa por simple ejercicio sino ante un militante, ante un creyente insuflado de fe y también [-1] ante un soldado de la ética que no se resigna a ver cómo el ser humano se degrada y se hunde en la desgracia que él mismo ha propugnado. Flores Quelopana, apartado de las insulsas y adormecedoras aulas y de los cómodos y bien remunerados —pero no neutrales— castillos de marfil institucionales, coge la pluma y la emplea como un arma salvadora para buscar un hálito de vida trascendente, no importándole las honras y los intereses mundanos que puedan ser afectados por sus palabras. Su interés es el pensamiento elevador, la filosofía auténtica, que solo tiene razón de ser cuando es para hacer el bien; por eso se ensaña contra el mal, sus orígenes y sus consecuencias.

Y ese mal lo identifica como la razón técnica, la cual es “... una forma subjetiva de ver al hombre, su esencia y forma de entenderse... que lo inducirá a interpretar su voluntad como infinita, a quebrar sus lazos con la naturaleza, el prójimo y lo trascendente, para edificar un mundo en donde medios y fines son determinados por el individuo libre y en donde la máquina, de medio, se convierte en fin es sí mismo”. (p. 73). Y, a contracorriente de lo que se podría pensar, culpa del desarrollo de ese pensamiento al cristianismo puesto que “...el detalle es que este factor (el deseo de salvación del mundo) en el cristianismo se da con un fuerte reconocimiento de la Persona y del Amor, lo que implicó el desarrollo de la individualidad, la voluntad y la libertad personal, lo que favoreció a la larga la inventiva, el ingenio mecánico y el deseo de mejorar la vida mediante artefactos construidos a escala”. (p. 65).

Esto a su vez ha desembocado en la aparición de una voluntad de poder, la cual debe ser entendida como el afán de “... dominio e instrumentalización que termina devorando al propio hombre”. (p. 72). Pero nuestro prolífico filósofo no solo se queda en la cómoda posición de identificar el problema y dejar al lector que lo reflexione y encuentre su respuesta personal al respecto; también elabora una alternativa a modo de rescate. Ello porque él mismo se identifica con los postulados de la religión cristiana que profesa, muy distante por supuesto de esa desvirtuación de cristianismo con que se embanderan las poderosas naciones de Occidente. Esa visión le impulsa a creer que sí existe una salida al problema del mal en el hombre, y esta es: el personalismo metafísico, el cual, a su entender, “... recupera el ser trascendente, postula un humanismo que restituye a la persona su integridad inmanente y trascendente, restablece la preeminencia del saber culto y el de salvación sobre el saber tecnológico y cuyo fin ya no será primordialmente la dominación externa del mundo vital sino la dominación interna del mundo moral”. (p. 83).

Todo ello enmarcado dentro de la perspectiva de reafirmar la fe en la Persona Creadora, Dios, quien debe ser visto como “... Persona verdaderamente existente y autónoma, consciente y libre, de quien no puede deducirse ningún principio hipostasiado. Por ello, será también contrario a todo mecanismo materialista, que es un disfraz moderno del impersonalismo”. (p. 84).

 Vemos entonces que, si bien reconoce que el origen del problema estuvo en la religión cristiana, culpable de desencadenar la deformadora razón técnica, cree que la solución se encuentra en esa misma fe, pero recuperando su verdadera esencia perdida, tal como así lo dice: “... para el personalismo metafísico propuesto, el respeto a la persona garantiza la tolerancia, haciendo que su dignidad no dependa del hombre mismo sino que lo reciba del Amor, Ser absoluto y creador. Amor que en la dimensión humana eleva la intersubjetividad y coloca en lugar preeminente una voluntad de servicio a contrapeso de una voluntad de poder”. (p.90).

Esta búsqueda de superación se percibe igualmente en otros pasajes cuando expresa que “... la amenaza está en nosotros mismos, que nos mostramos incapaces de volver a las prerrogativas del espíritu”. (p. 112) o “... la existencia humana es religiosa porque implica una estructuración ontológica de nuestra finitud ante lo infinito, lo que nos da una identidad esencial y de base que hace posible incluso la sociabilidad”. (p. 128). Podemos decir por todo esto que, por la profundidad del análisis y la propuesta, además de la universalidad del tema, estamos ante una obra fundamental en la historia pensamiento humano y de la filosofía peruana; y el responsable de ello es un apasionado, impetuoso, punzante y espiritualista pensador llamado Gustavo Flores Quelopana.


Luis Enrique Alvizuri
Miembro Honorario de IIPCIAL
Lima, 4 de setiembre 2004

 [-1]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada