sábado, 30 de agosto de 2014

LA FILOSOFÍA Y LOS OVNIS

LA FILOSOFÍA Y LOS OVNIS
Gustavo Flores Quelopana
Sociedad Peruana de Filosofía
 

La filosofía en acepción tradicional es la búsqueda de la verdad, pero no de cualquier verdad sino de la verdad del ser. No obstante, la verdad de la filosofía no sólo tiene que ver con la ontología en general, sino también con la ontología regional o la verdad del ente. En este sentido, cabe preguntarse qué son esos entes que aparecen desconcertantemente en los cielos de todos los países y son captados por cámaras que dudosamente se dejarían engañar.

Los constantes avistamientos y filmaciones de ovnis en casi todo el planeta, desde Rusia, hasta EEUU, Jerusalén y México, India y Perú, prácticamente desde todos los rincones del mundo, y con la desclasificación de documentos sobre ovnis por algunos gobiernos del mundo, cabe que la filosofía busque alguna respuesta al respecto.

El fenómeno ovni existe, pero nadie se pone de acuerdo sobre lo que es. Al respecto se han elucubrado las siguientes hipótesis:
a)     Hipótesis psicológica.- Es la alucinación de nuestro tiempo tecnológico. Si antes se creía en sirenas, duendes y centauros, ahora todo –incluso las alucinaciones- pasa por el rasero del criterio tecnológico. La objeción general que se le suele hacer a esta hipótesis es que los propios artefactos tecnológicos no son susceptibles de alucinaciones y por tanto rebasa el carácter de alucinación mental, sin que ello signifique que no se puedan dar casos de alucinaciones ovnis.
b)     Hipótesis mítica.- Es el mito de nuestra época científica. El pensamiento científico también suele crear sus propios mitos y si antes se creía en la ciudad del cielo ahora se prefiere creer en la ciudad de los extraterrestres. Objeción: Sin negar que esto es efectivamente cierto y se confirma con sectas ovnifílicas, no obstante la evidencia material ratifica que se trata de algo más que un mito.
c)      Hipótesis parapsicológica.- Se divide en dos partes: la de origen humano y la de origen espiritual. Y ambas sostienen que el fenómeno ovni es real pero sería creado por fenómenos parapsicológicos de la mente humana o del reino de los espíritus. Objeción: sin negar que el poder parapsicológico pueda crear fenómenos protoplasmáticos visibles, sin embargo, los relatos de aviadores civiles y militares de avistamientos de aparatos desconocidos que emprenden una rauda huída, acercamiento u ocultamiento desvirtuaría tal origen.
d)     Hipótesis demonológica.- Afirma que se trata de criaturas inteligentes, espirituales y corporales que se presentan con apariencia tecnológica, pero no son de origen extraterrestre, sino demoníaco, y que responde al plan del maligno por descaminar a la humanidad de su salvación eterna haciéndole creer en seres superiores de origen desconocido. Objeción: sin negar que esta alternativa pueda darse y se esté dando, no obstante su acción destructiva estaría limitada a la merma de la fe y no a lo material. Los ataques físicos de ovnis reportados son bastantes poco numerosos. Además, siendo demonios llamaría mucho la atención que su presencia, como sea de esperar, no sea agresiva físicamente.
e)     Hipótesis angelológica.- Sostiene que no sólo se trata de la presencia de demonios con apariencia tecnológica, sino también de ángeles con apariencia luminosa, que constantemente han visitado a la humanidad. Objeción: Enfoque muy plausible pero que no agota toda la explicación del fenómeno ovni, puesto que muchas civilizaciones antiguas suelen describir en tumbas, pinturas y templos constelaciones coincidentes en el cielo.
f)       Hipótesis alienígena.- Piensa que los ovnis son el principal testimonio material de la presencia de criaturas inteligentes hiperdesarrolladas, que vienen de las estrellas y no necesariamente de origen humano. Objeción: Perspectiva tampoco descartable pero que supone el dominio del viaje espacio-temporal a través de una física aun desconocida para nosotros. También llama la atención su reticencia a tomar contacto con una civilización tecnológica como la humana.
g)     Hipótesis eclesiológica.- Las diversas iglesias comienzan a pronunciarse sobre la posibilidad de dar el bautismo, si lo pidieran, a las criaturas extraterrestres inteligentes. Objeción: no se comprende por qué una especie no humana inteligente tenga que haber concebido necesariamente la idea de Dios y creer en él. Es más, pueden ser no sólo ateos, sino deístas o panteístas.
h)     Hipótesis terrícola.- Los ovnis no son extraterrestres sino terrestres pero de origen no humano, se trata de una especie no humana que alcanzó el nivel inteligente hace millones de años, sobrevivió a las grandes extinciones y catástrofes en la tierra y actualmente vive debajo del mar y de la tierra. Objeción: Aunque se han descubierto especies que se creían extintas como el celacanto, no se entiende por qué una criatura inteligente de origen terrestre tendría que ocultarse permanentemente debajo de la superficie de la tierra.
i)       Hipótesis catastrofista.- Los ovnis son un peligro para la humanidad por lo cual los seres humanos deberían dejar de buscar vida inteligente extraterrestre debido a que la experiencia histórica demuestra que en el contacto la civilización inferior es destruida (Stephen Hawking). Objeción: Razonamiento muy convincente, pero que olvida que también es posible entrar en contacto sin necesariamente hacer daño. Actualmente esto lo hacen los antropólogos en el estudio de las sociedades primitivas.
j)       Hipótesis apocalíptica.- Su avistamiento masivo en nuestra era tecnológica es un anuncio del fin de los tiempos, donde el Anticristo vendrá con carros de fuego a iniciar el Armagedón. Objeción: no hay fecha ni se conoce el momento exacto de este acontecimiento soteriológico, por lo que es difícil relacionarlo con él.
k)     Hipótesis conspirativa.- Son operativos de armas ultrasecretas de las principales potencias del mundo que saldrán a la luz en el momento indicado. Objeción: aunque se conocen los proyectos de las potencias para construir ovnis, no obstante llama la atención su inquietud y preocupación por las características tecnológicas (velocidad, invisibilidad, presencia en el espacio exterior, etc.) que presentan estos fenómenos y que los obliga muchas veces a guardar silencio, cuando no emitir una discreta opinión.
l)       Hipótesis futurológica.- Los ovnis no vienen del presente ni del pasado, vienen del futuro y por eso no pueden entrar en contacto porque simplemente el pasado que somos nosotros ya fue y no es. Nosotros pertenecemos a un universo que ya dejó de existir hace miles de millones de años y vivimos una ilusión. Objeción: los supuestos seres del futuro si tienen el poder de viajar hacia el pasado entonces tendrán el poder de revertir la entropía del universo supuestamente extinto, con lo cual el pasado sería presente y no habría obstáculo para el contacto.
m)   Hipótesis moral.- El uso de razón supone la distinción del bien y del mal, es decir supone la presencia del juicio moral. Si los ovnis representan inteligencia que nos visitan desde antaño entonces no se explica su impasibilidad ante tanta destrucción generada en la historia por la humanidad. Objeción: si son demonios tienen que estar conformes con la destructividad humana, si son otra especie pueden tener otros códigos morales no aplicables a nosotros.

Por interesante que resulte, creo que no es necesario proseguir con una enumeración de hipótesis. Al parecer la humanidad tendrá que esperar a tener en sus manos algún ovni o el contacto con estos. Mientras tanto todo cabe en el horizonte de las hipótesis. Muchas veces lo real supera a la ficción, por lo cual lo más prudente será no dar un juicio definitivo sobre el fenómeno ovni.


Lima, Salamanca 30 de agosto 2014

3 comentarios:

  1. Resulta verdaderamente sorprendente con cuánta frivolidad ciertas iglesias hablan de bautizar alienígenas si el caso se presentase, puesto que el verdadero debate teológico se centra en explicar cómo se concilia con el Génesis y la Sagrada Escritura el hecho de hallar vida inteligente no humana de origen alienígena.
    El problema aquí no se trataría de defender la unidad de los libros sagrados sino interrogar varias cosas, entre ellas: ¿seguiría siendo el hombre la criatura superior en la jerarquía de los seres? ¿la criatura inteligente no humana desciende de Adán? ¿si la Redención es única e irrepetible entonces es válida sólo para el género humano o todos los seres inteligentes del universo? ¿la creación de seres a imagen y semejanza de Dios no se refiere a la forma humana sino a la capacidad de juicio racional y moral? ¿los seres inteligentes alienígenas ya recibieron el evangelio o serán adoctrinados en la tierra? Estos y otras preguntas son las que se tendrían que absolver dentro del terreno teológico en caso de hallarse vida alienígena inteligente.

    ResponderEliminar
  2. A propósito del 2do Encuentro de Unidad Mundial denominado "Hacia el despertar de la conciencia", donde se hacen presentes muchos "contactados" platillistas, que se efectúa en estos días en Lima en el colegio católico Santa María Eufrasia, surge la siguiente reflexión.
    El contactismo platillista sostiene que por facultades psíquicas especiales (meditación) o revelación espontánea, ciertos individuos son contactados por supuestos seres extraterrestres inteligentes, los cuales proporcionan mensajes de interés para la humanidad.
    Ahora bien, si excluimos intencionalmente del fenómeno platillista "contactista" los cuadros relacionados con síndromes de patología psicológica (oír voces como en los episodios psicóticos espontáneos, ver alucinaciones como en la esquizofrenia), las alteraciones sensoriales (espejismos, ilusiones), entonces el "contactismo ET" se ve reducido a dos posibilidades: (a) se trata de ET reales, o (b) se trata de las huestes demoníacas.
    Veamos la primera alternativa. Si los ET son seres reales, entonces no se entiende por qué visitan supuestamente a la humanidad desde hace miles de años limitándose a mariposear por el cielo y contactar con ignaros en vez de dar efectivamente una contribución efectiva a los problemas urgentes de la humanidad (como la cura del cáncer, del hambre mundial, la escasez del agua, una nueva fuerte de energía no contaminante, etc.). Dada la incoherencia interna de esta alternativa procedemos a descartarla como explicación plausible del contactismo ET.
    Veamos la segunda alternativa. Si los ET no son seres reales sino parte del numeroso contingente demoníaco, entonces sí se comprende su interés por contactar con seres humanos para comunicar un nuevo evangelio (como efectivamente lo ilustra muy bien el caso de Buongiovanni). Lo que llama especialmente la atención es que los supuestos ET se presentan a los contactados como seres de luz (también se dice que hay seres de la oscuridad) y sus mensajes insisten en revertir el mensaje del evangelio. Este obsesivo punto es el que poderosamente advierte que los ET de antes son Demonios de ahora. El padre exorcista Corrado Balducci se equivocó profundamente diciendo que los Ángeles de antes son los ET de hoy, pero la verdad es los ET de ahora son los demonios de siempre.

    ResponderEliminar
  3. A propósito del cuarto día del 2do Encuentro Mundial platillista, que se realiza esta semana en Lima en el colegio católico Santa María Eufrasia, viene la siguiente reflexión: Los platillistas que defienden la existencia de los ET están atrapados en una quimera.
    Según Descartes es perfectamente posible imaginarse una quimera. Esto es, lo lógicamente coherente no tiene que ser necesariamente existente. Y según Newton todo cuanto no es observable y mensurable no existe para la ciencia ni para la física porque no es posible la rectificación mediante la observación. En otras palabras, si el ente ha de poder ser pensado como existente, debe ser realmente existente. No es el pensamiento sino la intuición lo que puede evitar las artimañas de la lógica y decidir si un ente es algo realmente existente. Este razonamiento no puede ser aplicado a Dios, pero sí a los ET porque sencillamente serían seres finitos.
    Pues bien, ni los platillistas que afirman que los ovnis son naves de los ET, ni los contactados que dicen que los ET les hablan o comunican mensajes, han podido brindar una prueba irrefutable que los ET sean seres realmente existentes. Y lo peor de todo es que en sus eventos insisten en la misma metodología pseudocientífica, sin mostrar ningún avance teórico y práctico serio. De este modo, el concepto de ET no es ni analógico ni unívoco sino que es un concepto equívoco, porque pretende atribuir existencia real a algo que no lo tiene.
    Sus jeremíadas no los exime de la responsabilidad de presentar pruebas y, al contrario, enconchabarse en el silencio los señala como una creencia dañosa para el aparato lógico y que pervierte el sentido de la realidad.

    ResponderEliminar