sábado, 20 de diciembre de 2014

OBSERVACIONES TEOLÓGICAS SOBRE LOS ET

OBSERVACIONES TEOLÓGICAS SOBRE LOS ET
Una respuesta al libro de Thomas F. O´Meara “Vast Universe”
Gustavo Flores Quelopana
Sociedad Peruana de Filosofía
 

CONTENIDO

D I O S
CUESTIÓN 1
Sobre el amor de Dios, la redención y los ET
ARTÍCULO 1
Si el amor de Dios se extiende a otras civilizaciones cósmicas
ARTÍCULO 2
Si los ET no crucificaron al Redentor
ARTÍCULO 3
Si los ET no disminuyen a Jesucristo

C R E A C I Ó N
CUESTIÓN 2
Universo, inteligencia y libre albedrío
ARTÍCULO 1
Si la inmensidad del Universo justifica la existencia de ET
ARTÍCULO 2
Si los ET tienen inteligencia y libre albedrío

Á N G E L E S
CUESTIÓN 3
Si los ET son ángeles
ARTÍCULO 1
Si los ET son ángeles
ARTÍCULO 2
Si los ET son mensajeros divinos

JESUCRISTO
CUESTIÓN 4
Sobre el Verbo Encarnado y los ET
ARTÍCULO 1
Si la encarnación de Jesucristo justifica la existencia de ET
ARTÍCULO 2
Si se justifican otras encarnaciones del Verbo Divino

R E V E L A C I Ó N
CUESTIÓN 5
Sobre
ARTÍCULO 1
La Biblia no es aplicable a los ET
ARTÍCULO 2
Si los ET tienen sus propias búsquedas religiosas

D I O S

CUESTIÓN 1
Sobre el amor de Dios, la redención y los ET

ARTÍCULO 1
Si el amor de Dios se extiende a otras civilizaciones cósmicas
Dice el argumento del libro de Thomas F. O¨Meara: “El motivo creativo de Dios sería el Bien y el Amor y por ser su poder ilimitado podría extender ese bien y amor a otras civilizaciones cósmicas que creó.”
Dificultades. Dios es causa universal de todas las cosas por su voluntad, la voluntad divina no tiene causa y es ilimitada. Pero Dios no quiere necesariamente todo lo que puede. En Dios hay ideas de todas las cosas e incluso conoce el mal por la razón del bien. Dios no crea algo a partir del bien o del amor, sino que Él mismo es el bien y con amor crea a partir de la nada. El Evangelio en el Génesis enseña que Dios creó todas las cosas buenas y sólo por la intervención del Maligno penetró el mal en el universo.
Todo lo cual indica que Dios se quiere a sí mismo y a todo lo que es distinto a Él. Pero esto no quiere necesariamente decir que haya creado, amado o promovido otras civilizaciones cósmicas, lo cual no tiene sustento bíblico ni científico.
Por otra parte. Si el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios, entonces de haber otras civilizaciones cósmicas habría de suponerse que también sean hombres como criaturas hechas por Dios. Pues, por sobre el hombre Dios creó solamente al ángel y no a una criatura intermedia entre el ángel y el hombre. Pero qué necesidad tendría Dios de complicar la creación y la redención con otras civilizaciones humanas desparramadas por el cosmos, si para ejemplificar su plan divino le basta con la Tierra. Pues no vemos ninguno.
Respuesta. No hay duda que el amor de Dios se extiende a todo lo creado, pero de dicho amor no se deduce necesariamente la creación de otras civilizaciones cósmicas.
Solución. No es necesario suponer sin sustento bíblico ni científico la creación por Dios de otras civilizaciones cósmicas, puesto que para ejemplificar su plan divino con la Tierra le basta.

ARTÍCULO 2
Si los ET no crucificaron al Redentor
Dice el argumento de O´Meara: "La cruz no debería dominar el tema de la encarnación ya que la vida existe para la vida y no para la muerte. La crucifixión del encarnado en la Tierra es el resultado de los rechazos políticos y religiosos terrestres respecto a lo que es Bueno. El sufrimiento redentor de un salvador no es el propósito necesario o completo de una encarnación".  
Dificultades. La posibilidad que criaturas inteligentes ET no hayan crucificado al Redentor supone que dichas criaturas no estén en lucha permanente contra el pecado y que vivan inundados de la Gracia divina. Pero si hasta una legión de ángeles se rebelaron contra Dios, con cuánta más razón no habrían de hacerlo seres muy inferiores a los ángeles, como los hombres y los supuestos ET. De manera que suponer que existan ET que no crucifiquen al Redentor exige reconocer en éstos una naturaleza incluso superior y más perfecta que los ángeles mismos. Lo cual es un contrasentido.  
Por otra parte. No es contradictorio pensar que la versión que supuestos ET no hayan crucificado al Redentor es una artimaña de los ángeles caídos para hacer creer al hombre que la gracia divina es prescindible e innecesaria.
Respuesta. La única versión que cuenta con veracidad histórica es aquella que registra la crucifixión del Redentor por los hombres en la ciudad de Jerusalén. Fenomenológicamente es posible distinguir entre la cruz y la crucifixión. La cruz ha estado presente casi en todas partes (caldeo-babilonios, egipcios, griegos, hindúes, escandinavos, persas, fenicios, etruscos, romanos, celtas y amerindios) y en todas la épocas, pero la crucifixión de Jesús no es un evento accesorio y circunstancial sino esencial en la simbología del amor divino y del sacrificio redentor. Aquí el significado religioso cobra especial relevancia, por cuanto es el mismo Dios el que se humilla como hombre para rescatar a la humanidad. Por consiguiente, sin la cruz la redención es despojada de uno de sus rasgos más saltantes, a saber, el punto de inflexión que marca un cambio de valores como la divinidad inmolada en la ignominia en el sacrificio de su amor redentor.
Solución. La no crucifixión del redentor por los ET supone la inicua creencia en seres más perfectos que los mismos ángeles y por tanto destinados a ocupar su lugar como mensajeros divinos y civilizadores galácticos.

ARTÍCULO 3
Si los ET no disminuyen a Jesucristo
Dice el argumento: "Las habilidades de las sociedades galácticas inteligentes y el amor de Dios hacia ellas no disminuyen a Jesús de Nazaret”.
Dificultades. La posibilidad de suponer habilidades de sociedades galácticas más inteligentes que la humana no es un problema de fe, ni de pruebas racionales, sino de evidencias empíricas irrefutables que hasta el momento están ausentes. Añadir a este supuesto que los ET con sus avances no disminuyen a Jesús de Nazaret, equivale a sostener que no serán objeto de adoración. Pero esta aparente acertada conjetura no tiene sentido por cuanto no se cuenta con prueba fehaciente de su existencia. Todo indica que se trata de una maniobra argumentativa para seducir al creyente en Dios a admitir la existencia de los ET con la manida idea que no disminuye en nada la adoración a Jesucristo.
Por otra parte. Aceptar la existencia de avanzadísimas sociedades galácticas tiene el propósito de hacer que la humanidad ansíe con desesperación su contacto con el fin de recibir su ayuda para resolver nuestros propios problemas. Pero el fin no es tecnológico ni científico, sino principalmente religioso. Porque en definitiva la irremediable tendencia idolátrica del hombre (Isaías 44: 9,20) lo llevaría hacia la adoración de los ET. Reverenciar a los ET, como hoy se lo hace con el poder, el placer y el dinero, es el fin.
Respuesta. Admitir sin pruebas, como hasta hoy, la existencia de avanzadísimas comunidades galácticas de ET llevaría al hombre hacia la idolatría de los mismos, a reverenciarlos como dioses, más aun si fuesen portadores de soluciones materiales para la humanidad.
Solución. Según hemos dicho, creer en los ET como comunidades galácticas avanzadas sí disminuye la fe en Jesucristo, por la naturaleza idolátrica del hombre que en la actualidad secularizada se somete con más facilidad a la adoración del poder, el placer y el dinero.

C R E A C I Ó N

CUESTIÓN 2
Universo, inteligencia y libre albedrío

ARTÍCULO 1
Si la inmensidad del Universo justifica la existencia de ET
Para argumentar a favor de la existencia de los hermanos ET se esgrime principalmente la idea de que en un universo tan inmenso es casi imposible que no exista la inteligencia superior de los ET. Esta idea tan sugerente merece un análisis.
Objeciones:
1.  El hombre posee a priori el saber de la esencia del otro y el saber de la existencia de un "tu" en general, pero de tales saberes a priori no se puede deducir el saber de la existencia contingente de una determinada comunidad en la tierra o en el espacio intergaláctico. 
2. Es decir, un Robinson Crusoe gnoseológico terrestre jamás pensaría que no hay prójimos inteligentes ET, pero de su posibilidad formal a su existencia real hay una gran distancia. En este caso, relacionado con un ente finito. sí se aplica la objeción de Gaunilo: la posibilidad formal de una idea no determina su existencia real.
3. La idea a priori que tiene el hombre de otras inteligencias superiores de seres no humanos se relaciona más con la presencia óntica de seres angelicales que con ET.
4. La naturaleza ET de inteligencias superiores a la humana está relacionada con la comunidad escatológica de los ángeles antes que con la posible existencia de civilizaciones ET.
5. No hay certeza intuitiva de los ET como aprehensión inmediata de algo que no se puede experimentar, admitir esto sería caer en un dogmatismo objetivista.
Por otra parte. La principal imposibilidad física para la existencia de los ET es la gran explosión de rayos gamma, capaz de producir grandes extinciones interestelares. 
Respuesta. Del saber a priori humano de otros seres inteligentes en el universo no se puede conjeturar la existencia de los ET como hermanos de civilizaciones más avanzadas. 
Solución. En consecuencia, de la idea de la inmensidad del universo y de la posibilidad que esté lleno de vida inteligente no se puede conjeturar la efectiva existencia de los ET.

ARTÍCULO 2
Si los ET tienen inteligencia y libre albedrío
Dice el argumento: "Hay que superar la idea que la idea del "hombre" (entendido como animal con suficiente facultad racional) solo puede darse en el ser terrestre y antropológicamente conocido como homo sapiens. La inteligencia y capacidad de elección y de relación lo distingue primero y esa inteligencia en sí sería un reflejo de Dios. La bondad de la Vida divina y el Logos pueden perfectamente extenderse por todo el universo y hasta encarnar en otro ser físico apropiado en otra cultura, con otra historia, problemas y origen particular más allá de la forma finita de su ser. No solo son los astrónomos del Vaticano Gabriel Funes y Guy Consolmagno además del Monseñor Corrado Balducci quienes aceptan la posibilidad de seres extraterrestres que pueden ser nuestros hermanos en la creación. También Balducci (exorcista oficial del Vaticano ya fallecido) aceptaba el testimonio humano de tantas personas que dicen haber tenido encuentros con otros seres inteligentes (de los cuales hay muchas variedades) y no necesariamente con demonios. La Biblia no niega la posibilidad de otros seres físicos inteligentes en el universo; es la revelación orientadora para personas de la Tierra”.
Dificultades. Si los ET tienen inteligencia y libre albedrío, entonces tienen sentido moral, y si tienen sentido moral aunado a un supuesto avance tecnológico prodigioso, se colige que en beneficio de la hermandad con los humanos hubiesen contribuido a evitar epidemias, crisis, guerras desastrosas, asesinos en serie, entre otras calamidades humanas y naturales. Como nada de esto se ha visto, es necesario colegir dos cosas: o carecen de sentido moral y no son ni inteligentes ni libres, sino doblegados por vicio y el pecado, y por tanto son demonios, o simplemente son otro mito inexistente creado en nuestro tiempo tecnológico. De nada vale que existan teólogos vinculados al Vaticano que argumenten a favor de los ET si antes no se toman el trabajo de esclarecer estos dilemas morales y óntico-ontológicos. La Biblia no niega pero tampoco afirma que existan otras criaturas inteligentes en el universo con civilización y cultura edificada como la nuestra.
Por otra parte. Antes de afirmar si los ET tienen inteligencia y libre albedrío es más importante esclarecer de qué clase ontológica de seres se tratan. Hasta donde se conoce la Creación comprende: 1° ángeles puros, 2° hombres de materia y espíritu, 3° seres vivos con alma material, 4° materia sin vida. Pero cuál es la naturaleza de los supuestos ET, y si son seres intermedios entre el ángel y el hombre, entonces ni son puros como el ángel, ni son de materia y espíritu como el hombre. ¿Esa supuesta naturaleza desconocida de los ET los predispondría hacia le fe?, que es la respuesta del hombre a Dios que se revela. Si no son como el hombre, entonces ¿no necesitarían ser iluminados por la revelación de Dios? El hombre como los ángeles de Dios son seres espirituales que están destinados a la visión beatífica tras una previa prueba, ¿lo estarán los ET? Pero si hasta los ángeles fueron probados por qué no los ET. ¿Pueden, acaso, existir seres espirituales que no requieran de la fe en Dios? El Salmo dice: “Alabadle vosotros, sus ángeles todos”, y después añade: “porque El lo dijo y fueron hechos”. Esto es, los ángeles son seres que fueron hechos por participación, tienen la causa de su ser en Dios, como formas inmateriales no tienen causa formal, ni causa eficiente, pero tienen causa productora. En cambio, un ser que no es ángel ni hombre, pero que es intermedio a ambos, cómo habría de ser. Toda criatura es finita en cuanto a su ser. Las criaturas materiales son infinitas en cuanto a la materia pero finitas en la forma, más las substancias inmateriales son finitas en su ser e infinitas en su forma. No queda otra alternativa que los supuestos ET sean substancias inmateriales, o sea finitas en su forma e infinitas en su ser. Pero en este caso qué sentido tendría seguir llamándoles ET en vez de ángeles. Ninguno. En consecuencia, no hay tales seres intermedios entre el ángel (en sus diversas jerarquías) y el hombre. No se trata más que de otra confusión introducida por el Adversario para denigrar la obra de Dios y su sentido.
Respuesta. Los ángeles, según Dionisio Areopagita, son consejeros divinos (serafín, querubín y tronos), gobernadores divinos (dominaciones, virtudes y potestades) y mensajeros divinos (principados, arcángeles y ángeles), y debajo de ellos vienen los hombres, criaturas espirituales compuestos de materia y espíritu. Ambos están destinados a la beatífica visión de Dios tras una prueba previa. Y por todo ello son las únicas criaturas que disponen de inteligencia racional y libre albedrío. Atribuir inteligencia y libre arbitrio a una criatura intermedia entre el ángel y el hombre carece de sentido, por cuanto ontológicamente la substancia inmaterial se agota en el ángel y la substancia compuesta de materia y espíritu se circunscribe al hombre.
Solución. No existe criatura intermedia entre el hombre y el ángel llamada ET, dotada de inteligencia y libre albedrío. No existe sustento bíblico, teológico, filosófico, ni cosmológico que de fundamento a la existencia de ET libres e inteligentes que no sean sino demonios.

Á N G E L E S

CUESTIÓN 3
Si los ET son ángeles

ARTÍCULO 1
Si los ET son ángeles
"Según O'Meara, "los "poderes" y "principados" eran para Pablo otros seres de naturaleza elevada más o menos física o corpórea, más o menos estéticos o míticos, agentes y objetos de las religiones de su tiempo". Esto podría incluir de manera general hasta a los ET"
Esta última línea tuya desliza la posibilidad que los ET sean ángeles. Sin embargo analicemos la cuestión:
Objeciones:
1. Los ángeles son seres espirituales, por tanto no necesitan de naves espaciales para manifestarse.
2. La Sagrada Escritura presenta a los ángeles como mensajeros, por tanto no son seres que se exhiben infructuosamente y sin trasmitir algún mensaje de Dios como los ET.
3. Los ángeles se regocijan adorando a Dios en el Cielo y no vagabundean por toda la tierra sin traer algún propósito divino.
4. Ningún ángel está sujeto a la muerte, mientras que los Ufólogos sostienen que las potencias conservan cuerpos de ET muertos accidentalmente.
5. Los ángeles enviados por Dios son seres invisibles pero adquieren forma humana, mientras que de los ET se habla de numerosas razas. Por tanto los ET, de existir, no son ángeles.
Por otra parte, Los ET son ángeles no de Dios sino de Satanás, en consecuencia son demonios que responden al plan del maligno de sustituir la Biblia por otro evangelio, el de los ET. Por eso se presentan en forma tecnológica para engañar al hombre, desviarlo en la apostasía y renegar de Cristo.
Respuesta. Es necesario afirmar que los ángeles de Dios son seres invisibles que generalmente se comunican al hombre en forma humana y no requieren de ningún artilugio tecnológico para presentarse. Pero los ángeles de Satanás con su desviado camino sí puede recurrir a la tramoya tecnológica para manifestarse como ET de superinteligencia intergaláctica, con el propósito central de desplazar la Redención de Cristo por la redención de los ET.
Solución. 1. De suyo se desprende para nuestro recto entendimiento que los ET no pueden ser ángales de Dios. 2. Aunque no hay dificultad que sí sean ángeles del Demonio. 3. El propósito final es extender por toda la tierra la nueva fe en los OVNIS y profundizar la apostasía general.

ARTÍCULO 2

Si los ET son mensajeros divinos
Dice el argumento: "Cada encarnación posee su propia identidad. Una especie inteligente íntimamente tocada por Dios podría ser un mensajero divino para otra civilización inteligente. Sin embargo esto no sería Dios encarnado en esa gente. Si Jesús resucitado visitase otro planeta sería una revelación celestial pero no una encarnación más". 
Dificultades. La Biblia, los Santos Padres y el Magisterio Eclesiástico coinciden en considerar a los ángeles como mensajeros divinos. Por definición no son ET sino propiamente ángeles o seres de luz. Suponer paralelamente a éstos la existencia de otras criaturas llamadas ET, como portadoras de mensajes divinos, equivale a duplicar sin sentido su función y naturaleza. Bien dice el Doctor Angélico: “el ser del ángel depende de Dios como de su causa” (cuestión 50, art. 5). Ahora bien, también se puede pensar que el ET no comparta la naturaleza del ángel y sea otra criatura inteligente como el hombre y, en este sentido, sin ser Dios encarnado, o sea Cristo, vague por el espacio visitando otros planetas inteligentes comunicando una revelación celestial. Aquí lo primero que cabe preguntarse es cuál “revelación celestial”, pues si la historia de la revelación está cerrada entonces no cabe otra que ser la misma. Pero esto supondría un conocimiento de Cristo antes que el nuestro. Y además convertiría a Cristo en una especie de cartero divino que va de civilización en civilización cósmica llevando la salvación por todo el universo. Como nada de esto tiene sentido, salvo contraviniendo el sentido común, entonces cabe pensar que se trate de otro evangelio. Pero si consideramos que Jesucristo es el verdadero logos de Dios (“Yo soy el camino, la verdad y la vida” Jn. 14:6), entonces no cabe más que desconfiar de dicha supuesta “revelación celestial” de los llamados ET.
Por otra parte. Bien se dice: “No tendrás dioses ajenos delante de mí” (Éxodo 20:3). Lo cual no justifica a ninguna criatura inteligente terrestre o ET presentarse con mensajes divinos nuevos que remplacen al de Cristo. Es más, es casi inexistente la posibilidad de que existan ET no angélicos que traigan mensajes divinos, primero porque las únicas inteligencias sobrehumanas son las angélicas, y segundo porque de las inteligencias sobrehumanas angélicas sólo los ángeles del Maligno estarían interesadas en promover engañosamente otro evangelio.
Respuesta. Los únicos mensajeros divinos no terrestres son los ángeles y entre los cuales solamente los ángeles caídos están interesados en promover la creencia en los ET como mensajeros divinos.
Solución. La única criatura inteligente no humana que tiene como misión comunicar mensajes divinos son los ángeles de Dios. Ya el profeta Zacarías muestra que el demonio está en abierta oposición a Dios (Zac. 3:1). Como el diablo ya perdió el privilegio de llegar hasta la presencia de Dios para acusar a los humanos, ahora se camufla con todos sus demonios para descaminar al hombre presentándose como ET que trae mensajes divinos.

J E S U C R I S T O

CUESTIÓN 4
Sobre el Verbo Encarnado y los ET

ARTÍCULO 3

Si la encarnación de Jesucristo justifica la existencia de ET
Dice la cita del texto que tu envías: "Thomas F. O'Meara O.P. (Vast Universe: Extraterrestrials and Christian Revelation- Paperback – May 1, 2012) relata que santo Tomás se preguntó en el siglo XIII si una persona divina podría encarnarse en una criatura distinta a Jesús de Nazaret y respondió afirmativamente. "El poder de una persona divina es infinito y no puede ser limitado a nada creado". 
Objeciones.
Ahora bien, sobre lo apuntado hay que notar lo siguiente:
1° O´Meara no hace la referencia al texto de Tomás de Aquino, lo cual dificulta la veracidad de la cita. y su vinculación con la posibilidad de una encarnación en una persona distinta a Jesús.
2° La falta de rigor en la citación obliga a tener un gran conocimiento de toda la frondosa obra del Aquinate, lo cual no es nada fácil debido a que el Corpus Thomisticum está todavía inconcluso.
3° Limitándonos a la obra más completa y sistemática del Doctor Angélico, esto es, a la Suma Teológica, se puede afirmar sin dificultad que: "El poder de una persona divina es infinito y no puede ser limitado a nada creado" sobre la base de lo expuesto en De la simplicidad de Dios (q. 3) y Sobre su Infinitud (q. 7). Dios es infinito porque es el primer principio y por esencia ninguna otra cosa puede ser infinita. No existe magnitud ni multitud real infinita. Dios es espíritu, acto puro, es idéntico a su esencia y naturaleza, no pertenece a ningún género, ni tiene accidente, ni es compuesto, es simple.
4° Sobre la Creación consigna en la cuestión 44 que todo lo que por algún modo existe lo es por Dios, incluso la materia prima ha sido creada por Dios, pues lo potencial depende de lo necesario, la causa ejemplar o las ideas no es algo distinto de Dios sino que es la causa primera contenida en la esencia divina. Las ideas no son realidades subsistentes, como supone el platonismo.
5° En la Tercera Parte de la Suma se habla de la unión hipostática, cualidades, nacimiento, vida y pasión de Cristo. Expone la unión del verbo encarnado con la naturaleza humana (12 a), incluso aborda los defectos corporales (4 a) y los defectos del alma asumidos por Cristo en su naturaleza humana (10 a). 
Por otra parte. La conclusión de todos sus análisis es que Jesucristo es la encarnación de Dios mismo y no representa ninguna limitación a su creación ni justifica por ninguna extrapolación la existencia de hermanos extraterrestres. 
Respuesta. Los intentos de emplear textos del más consagrado maestro de la Iglesia católica para ser la clave maestra para justificar la existencia de alienígenas. Todo lo cual obedece a la necesidad de destronar a Jesús de su misión redentora para otorgársela a supuestos hermanos extraterrestres salvadores de la humanidad.
Hay otro detalle importante. Por sobre el hombre Santo Tomás de Aquino no reconoce más seres inteligentes que a los mismos ángeles y por debajo de él a los animales y plantas; los ángeles, por su parte, son inteligencias intelectuales incorpóreas, seres intermedios entre Dios y las criaturas corporales, substancias espirituales no compuestas de materia y forma sino de acto y potencia. Por ello difieren en especie según los diversos grados de naturaleza intelectual. y por ser inmateriales son incorruptibles (Suma, q. 50).
Por todo lo cual, las citas de O´Meara tienen todos los signos de ser una manipulación descarada de pensamiento teológico de dudosa procedencia tomista con el fin de justificar a toda costa la creencia en los supuestos hermanos extraterrestres.
Solución. 1. No es cierto que santo Tomás de Aquino haya afirmado que una persona divina podría encarnarse en una criatura distinta a Jesús de Nazaret. 2. La encarnación de Jesucristo no justifica la existencia de ET.

ARTÍCULO 2
Si se justifican otras encarnaciones del Verbo Divino
Dice el argumento que trata de justificar la existencia de otros Cristos o Redentores divinos en el universo: “El poder de Dios es infinito y nada de lo creado puede limitarlo. Por tanto puede encarnarse en otros planetas según sus necesidades”.
Dificultades. La infinitud del poder de Dios no se muestra precisamente en la necesidad de multiplicar el número de Cristos en el universo, sino justamente de bastarse con uno solo, esto es, el Galileo, el hijo de José y María.
En segundo lugar, qué tipo de poder divino infinito sería si tuviese que adecuar la labor redentora al tamaño del universo. Esto supondría que el universo es tan grande para el poder infinito divino que pondría en duda justamente su infinitud.
En tercer lugar, al poder infinito de Dios le basta realizar la labor redentora en un solo planeta del universo para realizar el plan divino, en vez de ir convirtiendo a Cristo en una especie de mensajero astronáutico o correo de salvación multiplicado que va recorriendo por todo el universo en busca de civilizaciones inteligentes para librarlos del pecado original.
Por otra parte. Cristo es el mismo Dios encarnado, no es ni mero hombre ni un ángel y, en consecuencia, todo el poder infinito de Dios está en él, lo que hace innecesario su multiplicación en el universo.
Respuesta. En consecuencia no es necesario que el poder infinito de Dios se fatigue por el cosmos realizando un sinnúmero de encarnaciones divinas redentoras.
Solución.  Cristo es el logos (Verbo) y el Verbo Divino “se hizo carne y habitó entre nosotros” (Juan 1: 14), por tanto, su vida no es la de un simple profeta judío que habitó en el planeta tierra, ni su encarnación limita la Palabra Divina, sino que, al contrario, la realiza aquí en la tierra y con significación cósmica, esto es, su cumplimiento significa un Nuevo Cielo y una Nueva Tierra.

R E V E L A C I Ó N

CUESTIÓN 5
Biblia, religión y ET

ARTÍCULO 1
La Biblia no es aplicable a los ET
Dice el argumento: "La historia de pecado y salvación grabada en los dos testamentos de la Biblia es una historia religiosa particular en un planeta y no la única estructura o historia para todas las civilizaciones en el universo. La centralidad de Jesús -no importan cuán importante es para la Tierra- no afirma aplicarse a otras razas en otros planetas y su situación religiosa entre la gracia y el pecado. La enseñanza y vida de Jesús traen consigo una escatología para la Tierra y no una astronomía para la Vía Láctea. La misma generosidad divina que una vez llevó a una encarnación argumenta a favor que podrían haber otras encarnaciones en varias especies, muchas criaturas tocadas de una u otra manera especial por una persona de la Trinidad". 
Dificultades. Si la Biblia sólo es un documento de alcance local para la humanidad terrestre, entonces los ET no tendrían los beneficios de la redención, la redención y la resurrección. La posibilidad que esto sea así no solamente es remota sino casi nula, puesto que la Biblia, sin ser un documento científico sino un testimonio de fe de escritores inspirados, abarca el relato de la creación de todo el universo hasta su mismo fin. De ahí su carácter profético, es decir, anuncia no sólo el nacimiento del Redentor sino también el fin del mundo, una nueva creación y el descenso de la Nueva Jerusalén. Por tanto, es muy difícil sostener el alcance local de los dos libros de la Biblia, y, al contrario, es más difícil refutar su alcance escatológico universal.
Por otra parte. Si bien el carácter escatológico de la Biblia mira al futuro de toda la creación, sin embargo permite reconocer en el mundo presente verdades escatológicas, a saber, la Resurrección de Cristo y los Sacramentos, que tendrán su realización total en el final de los tiempos.
Respuesta. La afirmación de que la Biblia no es un documento universal ni necesario para la salvación es temeraria por cuanto equivale a sostener que el hombre para llegar a Dios no necesita de la Revelación. O por lo menos exigiría admitir la existencia de seres racionales o supuestos ET que por su propia naturaleza no requerirían de la Revelación para llegar a Dios. La creencia en la existencia de dichos seres implicaría admitir su calidad de semidioses, capaces de prescindir de la revelación divina. Por otro lado, es cierto que no hay identidad entre la Biblia y la Revelación de Dios, así Dios se sigue revelando hasta hoy ya no en relatos ni libros, sino en acontecimientos cuya interpretación se basa en la fe. En cambio, no se basa en la fe la interpretación que afirma que los ET no están afectos a la Biblia ni ésta se aplican ellos.
Solución. La Biblia es la revelación de Dios en palabra de hombres, o sea no es como cree el fundamentalismo sólo palabra divina o como piensa el historicismo sólo palabra de hombres. Y aun  cuando no hay identidad completa entre la Biblia y la Revelación no obstante es un testimonio que la criatura racional necesita de la revelación para llegar a Dios y que su alcance no es local sino universal. En consecuencia, carece de todo fundamento pensar que la Biblia sólo es local y que existen ET que están exentos de ella.
ARTÍCULO 2
Si los ET tienen sus propias búsquedas religiosas
Dice el argumento: "La encarnación en un ser humano habla a nuestra raza. Mientras que la posibilidad que existan extraterrestres en las galaxias conduce a posibles encarnaciones e historias salvíficas alternativas, las encarnaciones corresponderían a las formas de las criaturas inteligentes con sus propias búsquedas religiosas".

Dificultades. Hablar de criaturas inteligentes extraterrestres con historias salvíficas propias supone la repetición de un Adán extraterrestre que falló y entró el pecado original por él. Lo primero que acucia a la inteligencia es interrogarse qué sentido tendría tal repetición, por qué Dios tendría que estar promoviendo duplicaciones de este tipo, tiene acaso algún sentido la multiplicación hasta el infinito del pecado original, estaría acaso el Creador buscando alguna raza inteligente infalible. Pero Dios no puede buscar porque todo lo conoce, ni puede estar repitiendo sin propósito su creación.
Por otra parte. Si existen criaturas inteligentes extraterrestres no podrían ser más que los ángeles, los cuales son seres espirituales incorpóreos, intermedios entre Dios y las criaturas corporales, por ser inmateriales son incorruptibles y se diferencian por el grado de su naturaleza intelectual. Y en el Génesis se les designa como seres de “Cielo” y de “Luz”. Pero estos seres sobrehumanos ya fueron juzgados a principios de la creación, su historia de la salvación está conclusa, en cambio el hombre tiene cerrada la historia de la Revelación pero abierta la historia de la salvación, pues a través de Cristo recibe la salvación aunque puede perderla.
Respuesta. Escatológicamente la historia del mundo se divide en cinco partes: Creación, Caída, Redención, Juicio y Salvación. No hay duda que en el presente el hombre atraviesa por la Redención hacia el Juicio. En tal situación hay que reconocer que aunque la presencia de Dios en nosotros es ontológica, su habitar es óntica, esto es, depende de que se dé una invitación nuestra. Teológica, filosófica y científicamente es el hombre la única criatura inteligente que busca una salvación trascendente, y no se puede afirmar lo mismo de alguna supuesta criatura inteligente extraterrestre.
Solución. La única criatura inteligente inmersa en la historia de la salvación es la humana, pues de las criaturas inteligentes no humanas o angelicales no se puede afirmar lo mismo porque su historia de salvación está conclusa. De criaturas inteligentes ET no humanas ni angelicales no se puede hablar con sentido salvo contradiciendo las pruebas racionales, empíricas y científicas. 
Lima, 20 de diciembre del 2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario