viernes, 28 de octubre de 2016

UFO: LOS DEMONIOS DE SIEMPRE

LOS DEMONIOS DE SIEMPRE
Gustavo Flores Quelopana
Sociedad Peruana de Filosofía
Resultado de imagen para EXTRATERRESTRES 
Resulta verdaderamente sorprendente con cuánta frivolidad ciertas iglesias hablan de bautizar alienígenas si el caso se presentase, puesto que el verdadero debate teológico se centra en explicar cómo se concilia con el Génesis y la Sagrada Escritura el hecho de hallar vida inteligente no humana de origen alienígena.

Los científicos que debaten el tema últimamente se muestran más inclinados ante la posibilidad de que sea más probable de que seamos visitados por androides que por alienígenas. Otros son de la opinión que nunca nos visitaron ni nos visitarán porque hace tiempo que se autodestruyeron. No faltan quienes asocian su posible presencia con una inminente guerra espacial. Y otros quienes advierten sobre el peligro de un posible contacto con extraterrestres. Mientras tanto todavía no se recibe ninguna señal del espacio que sea de origen extraterrestre. Seguimos estando absolutamente solos pero ello no desanima a aquellos que prosiguen calculando la probabilidad de que exista vida inteligente fuera de la Tierra.

Si así andan las cosas entonces de qué hablan los supuestos “contactados”. ¿Hay que suponer acaso que se trata en todos los casos de personas con alteraciones psíquicas o hay algo más?

El problema aquí no se trataría de defender la unidad de los libros sagrados, sino interrogar varias cosas, entre ellas: ¿seguiría siendo el hombre la criatura superior en la jerarquía de los seres? ¿La criatura inteligente no humana desciende de Adán?

¿Si la Redención es única e irrepetible, entonces es válida sólo para el género humano o todos los seres inteligentes del universo? ¿La creación de seres a imagen y semejanza de Dios no se refiere a la forma humana sino a la capacidad de juicio racional y moral? ¿Los seres inteligentes alienígenas ya recibieron el evangelio o serán adoctrinados en la tierra? Estos y otras preguntas son las que se tendrían que absolver dentro del terreno teológico en caso de hallarse vida alienígena inteligente.

Pero llama la atención la uniformidad del contenido de los supuestos “mensajes” que transmiten los “contactados”. Casi todos hablan de seres de luz, guardianes estelares y otras cosas propias de su jerga ufolátrica que se presentan con un viso de mesianismo religioso. Nada concreto y todo difuso, ninguna precisión y bastante retórica pseudoreligiosa que busca adoración y pleitesía. Esto último es lo que más llama la atención.

En el Segundo Encuentro en Lima de Unidad Mundial denominado "Hacia el despertar de la conciencia" (setiembre 2014), y en el reciente encuentro ufológico de Arequipa (octubre 2016), se hicieron presentes muchos "contactados" platillistas. Es decir, se insiste en la errónea metodología de solamente hacer escuchar la voz de los supuestos convencidos del fenómeno ovni y excluir sistemáticamente las investigaciones escépticas y críticas. O sea, se mantiene la atmósfera de secta platillista. Lo cual promueve la reflexión siguiente.

El contactismo platillista sostiene que por facultades psíquicas especiales (meditación) o revelación espontánea, ciertos individuos son contactados por supuestos seres extraterrestres inteligentes, los cuales proporcionan mensajes de interés para la humanidad. 

Ahora bien, si excluimos intencionalmente del fenómeno platillista "contactista" los cuadros relacionados con síndromes de patología psicológica (oír voces como en los episodios psicóticos espontáneos, ver alucinaciones como en la esquizofrenia), las alteraciones sensoriales (espejismos, ilusiones), entonces el "contactismo ET" se ve reducido a dos posibilidades: (a) se trata de ET reales, o (b) se trata de las huestes demoníacas.

Veamos la primera alternativa. Si los ET son seres reales, entonces no se entiende por qué visitan supuestamente a la humanidad desde hace miles de años limitándose a mariposear por el cielo y contactar con ignaros en vez de dar efectivamente una contribución efectiva a los problemas urgentes de la humanidad (como la cura del cáncer, del hambre mundial, la escasez del agua, una nueva fuerte de energía no contaminante, etc.). Dada la incoherencia interna de esta alternativa procedemos a descartarla como explicación plausible del contactismo ET. 

Sigamos con la segunda alternativa. Si los ET no son seres reales sino parte del numeroso contingente demoníaco, entonces sí se comprende su interés por contactar con seres humanos para comunicar un nuevo evangelio (como efectivamente lo ilustra muy bien el caso de Buongiovanni).

Lo que llama especialmente la atención es que los supuestos ET se presentan a los contactados como seres de luz (también se dice que hay seres de la oscuridad) y sus mensajes insisten en revertir el mensaje del evangelio. Este obsesivo punto es el que poderosamente advierte que los ET de antes son Demonios de ahora. El padre exorcista Corrado Balducci se equivocó profundamente diciendo que los Ángeles de antes son los ET de hoy, pero la verdad es los ET de ahora son los demonios de siempre.

A propósito de los Encuentros Platillistas, viene la siguiente reflexión: Los platillistas que defienden la existencia de los ET están atrapados en una quimera. 

Según Descartes es perfectamente posible imaginarse una quimera. Esto es, lo lógicamente coherente no tiene que ser necesariamente existente. Y según Newton todo cuanto no es observable y mensurable no existe para la ciencia ni para la física porque no es posible la rectificación mediante la observación. En otras palabras, si el ente ha de poder ser pensado como existente, debe ser realmente existente. No es el pensamiento sino la intuición lo que puede evitar las artimañas de la lógica y decidir si un ente es algo realmente existente. Este razonamiento no puede ser aplicado a Dios, pero sí a los ET porque sencillamente serían seres finitos.

Pues bien, ni los platillistas que afirman que los ovnis son naves de los ET, ni los contactados que dicen que los ET les hablan o comunican mensajes, han podido brindar una prueba irrefutable que los ET sean seres realmente existentes.

Y lo peor de todo es que en sus eventos insisten en la misma metodología pseudocientífica, sin mostrar ningún avance teórico y práctico serio. De este modo, el concepto de ET no es ni analógico ni unívoco sino que es un concepto equívoco, porque pretende atribuir existencia real a algo que no lo tiene.

Sus jeremíadas no los exime de la responsabilidad de presentar pruebas y, al contrario, enconchabarse en el silencio los señala como una creencia dañosa para el aparato lógico que pervierte el sentido de la realidad.


Finalmente, mi hipótesis es que detrás del contactismo están los demonios de siempre. Lo cual no descalifica el fenómeno ovni, que en mi particular investigación lo asocio con tecnología furtiva que militariza el espacio exterior por parte de las grandes potencias.


Lima, Salamanca 28 de octubre del 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario