viernes, 19 de febrero de 2016

PLATILLISMO COMO DELIRIO MENTAL

“PLATILLISMO” COMO DELIRIO PSICOPATOLÓGICO DEL PENSAMIENTO
Gustavo Flores Quelopana
Sociedad Peruana de Filosofía
 Resultado de imagen para OVNI

Se podría pensar que sobre este tema ya se ha escrito lo suficiente, pero no es así. El escaso número en el mundo de especialistas en la ciencia de mente y el hecho de estar abocados a problemas clínicos concretos ha retrasado su perspectiva sobre el tema del “platillismo” (creencia que luces vistas en el cielo son platillos de inteligencias extraterrestres).

Sin embargo, la psiquiatría con Carl Jung advirtió que el fenómeno Ovni era una proyección epocal de la mente con el fenómeno de la Gestalt, pero hoy, esta ciencia ha dejado entrever que el platillismo es otra variante del trastorno esquizofrénico paranoide del pensamiento.

  La psiquiatría actual nos advierte que este síndrome tiene que ser visto como un trastorno antes que como una enfermedad. Esto es, personas aparentemente sanas y normales pueden padecer este trastorno de manera espontánea y pasajera, a diferencia de otros que lo convierten en un modus vivendi. Entonces en el trastorno platillista el síndrome paranoide puede hacer que una persona se sienta gobernado por ideas delirantes relacionada con extraterrestres y en el síndrome esquizofrénico escucha voces y tiene visiones de inexistentes seres alienígenas. En este punto la filosofía es la más indicada para explicarnos por qué no todo lo que existe es real y la psicología para dilucidar cómo los sentidos y la mente humana es presa de la más amplia gama de alucinaciones.

Todo esto es muy posible que suceda y que pululen las sectas platillistas con sus gurús respectivos, si tenemos en cuenta la ideología técnico-científica como predominante en el mundo actual, sumado a un promedio de gente con la salud mental deteriorada por el estrés, los traumas y las enfermedades mentales congénitas, que oscila entre el 1 al 5% de la población mundial.   

Considerar esta variante psicopatológica es sumamente importante y urgente debido a que en el estudio del fenómeno Ovni se suele confundir la ufología –abordamiento metódico y científico- con la ufolatría –asunción dogmático y religioso- y, además, es necesario insertarla en las variantes explicativas de dicho fenómeno.

Generalmente, el tratamiento del problema Ovni se ha diversificado en las siguientes variantes explicativas:
(1) teológica
(2) científica
(3) filosófica
(4) psicológica
(5) militar

La (1) se subdivide en: 1.1 son demonios –Dios es orden y no desorden, por tanto no puede estar creando y desperdigando civilizaciones por el todo el cosmos-, 1.2 son ángeles –es la tesis del monseñor Corrado Balducci-, 1.3 no son demonios ni ángeles sino vigilantes intergalácticos de civilizaciones hiper avanzadas –es la tesis predilecta de los gurús platillistas, que extrañamente siempre traen un nuevo evangelio religioso-.

La variante (2)  es más homogénea: 2.1 se trata de fenómenos naturales (sprites, hologramas solares, nubes lenticulares, rayos esféricos, satélites, basura espacial, etc.), 2.2 la búsqueda de vida inteligente en el espacio exterior prosigue (exobiología, exoplanetología, etc.) sin resultados concretos.

La variante (3) incide en: 3.1  tesis metafísico-ontológica (no todo lo que existe es real, los ovnis existen pero no son reales).

La variante (4): 4.1 fenómeno de la Gestalt (el psiquiatra psicoanalista C. Jung sostiene la tesis de que los Ovnis son proyecciones inconscientes de la imaginación epocal).

Y por último la variante (5): 5.1 se trata de un mitoide psicosocial en la era tecnológica para encubrir la multibillonaria carrera de armamentos.

En toda esta frondosa variedad de interpretaciones nosotros consideramos indispensable incluir en la variante psicológica una segunda tesis, a saber, (4.2) la de considerar el platillismo como una delusión esquizofrénico-paranoide del pensamiento.

Esta interpretación, que por la alta frecuencia de casos ya está siendo considerada por los psiquiatras actuales, no sólo viene a enriquecer el cuadro explicativo sino que además refuerza la tesis de lo frágil de los sentidos y la mente humana.

Pero además, pone énfasis en un elemento lateral, pero real, interesado en alimentar este delirio del pensamiento actual. Nos referimos al factor militar.

Ante las prioritarias necesidades mundiales –agua, alimentos, salud, educación, energía, etc.-, los escandalosos e inmorales presupuestos que devoran millardos de recursos para conseguir la superioridad tecnológico-militar entre las potencias, requieren como cobertura psicosocial el encubrimiento de dichos “programas negros” alimentando el mitoide de los ovnis y la supuesta existencia de seres alienígenos.

Por ejemplo, desde el 2015 ya no es un secreto que EEUU, Rusia y China disponen de tecnología láser no sólo en cañones sino en dispositivos para crear imágenes holográficas falsas de misiles o de lo que sea necesario. Esta tecnología recién dada a conocer supone décadas de investigación con el empleo del mejor señuelo disponible, a saber, la imagen de un ovni. También se conoce en el arsenal militar la creación de aerosoles que crean nubes artificiales para cubrir cualquier equipo militar, y de pintura de absorción de ondas de radio para aviones y misiles capaz de volverlos invisibles a las frecuencias disponibles del radar. Esta pintura con reflexión casi completa en el espectro de luz y en el espectro infrarrojo también lleva años de investigación química en supuestos ovnis. Lo mismo sucede con los hoy populares drones, como el Aguila Divina chino con esfera electromagnética protectora contra misiles aire-aire. Este encubrimiento militar de modernísima tecnología sigilosa y furtiva retroalimenta el platillismo como delusión psicopatológica.

Hemos considerado necesario escribir estos párrafos porque dicha variante psicológica no había sido considerada en mis libros anteriores (Ovni como mitoide militar, Los platillistas en su laberinto, y Lógica ufológica). Y creo que sin considerar el platillismo como delusión mental la explicación del fenómeno Ovni estaría incompleta.

La conclusión, dolorosa al platillismo que busca sucedáneos religiosos, es que la humanidad está sola en el cosmos y sigue siendo el centro metafísico moral del universo. Mi posición que quede bien clara. Los Ovnis y los ET son una coartada bien planeada para disimular la costosa e ilegal militarización del espacio por parte de las potencias.  


Lima, Salamanca 19 de Febrero 2016 

2 comentarios:

  1. El platillista es aquel que se aferra fanáticamente a la creencia en inteligencias extraterrestres contra todo tipo de pruebas científicas, teológicas, filosóficas, lógicas, culturales y psicológicas. Podemos dividir en dos tipos básicos: el popular (se aferra a creencias esotéricas), el seudocientífica (experto en manipular psicopáticamente a su favor los datos científicos). disponibles)

    ResponderEliminar
  2. Aristóteles mismo afirmó en su Poética que la poesía es más verdadera que la historia. Pero esta profunda verdad no se puede justificar con la lógica aristotélica que se limita a la veracidad o falsedad existenciales. Para ello se tiene que recurrir a la verdad figurada de la lógica de la metáfora. Por tanto, los ET son metáfora de una verdad figurada pero no de una verdad existencial.

    ResponderEliminar